Un estudio revela que el compostaje podría evitar un millón de toneladas de CO2 a la atmósfera