Europa acaba su ruta de lucha climática